¿Qué buscas?

Tips de cocina

¿Hiciste tu receta de pollo guisado? Aprovecha hasta la última pizca

Tres ideas para sacarle provecho al guiso o pollo en salsa del día anterior

Cuando encuentras una receta sabrosa que a toda tu familia le encanta, qué mejor que aprovechar ese sabor un día más haciendo otra comida deliciosa. Este es el caso de la receta de Pollo Guisado, hecha con la auténtica sazón de Knorr® Caldo de Tomate con Sabor de Pollo, y que puedes disfrutar en más de una comida. Por eso te damos tres ideas de platillos que puedes preparar con lo que sobre del pollo guisado del día anterior. Anótalas y sácales provecho.

Tacos de pollo

Los tacos de pollo lo tienen todo. Son un alimento con mucha tradición dentro de las familias latinas, son prácticos porque no requieren de cubiertos para comer y principalmente, son sabrosos. Y aún más sabrosos si los haces con la receta de pollo guisado que lleva Knorr® Caldo de Tomate con Sabor de Pollo, porque le da ese gustito auténtico que le encanta a tu familia. Basta con desmenuzar y calentar el pollo y servirlo en tortillas recién calentadas. No necesitas más para una cena con mucho sabor.

Empanadas de pollo

Cuando se trata de empanadas, lo primordial es el relleno. ¿Cuál deliciosa sorpresa se revelará a la hora de darle la primera mordida a una empanada? Al utilizar el pollo guisado del día anterior tendrás empanadas de pollo súper jugosas. Con la receta de pollo guisado, olvídate de que el relleno se reseque ya que es una receta que hará que tus empanadas retengan humedad. Desmenuza el pollo guisado, rellena las empanadas y observa como desparecen una a una de tu mesa en poco tiempo.

Arroz con pollo

Un clásico de la cocina, el arroz con pollo es la comida ideal para alimentar bien a tu familia con los ingredientes que más les gustan. La ventaja de utilizar el pollo guisado del día anterior es que te habrás adelantado varios pasos a la hora de cocinarlo. Solo te queda preparar el arroz de la forma que más te guste y agregar el pollo guisado que sobró ya sea en piezas enteras, o picadas. Tendrás una comida completa en poco tiempo que te familia amará.
Ahora que ya sabes qué puedes hacer con el pollo guisado que te sobró, descubre aquí dos maneras prácticas de cocinarlo.