¿Qué buscas?

Cálculo del envío y del impuesto en la comprobación

Filete de pescado: Cómo elegirlo y comprarlo fresco
Tips de cocina

Filete de pescado: Cómo elegirlo y comprarlo fresco

Las 5 cosas esenciales que debes saber a la hora de comprar un filete de pescado para que tus platillos te salgan deliciosos.

 

No hay duda de que el pescado es un ingrediente cargado de beneficios para tu cuerpo. Y ni hablar de su sabor y versatilidad, porque con pescado puedes hacer uno y mil platillos. Pero, sin importar lo que cocines, tienes que seguir una regla: cómpralo fresco. ¿Sabes cómo identificar si el filete de pescado es fresco y de buena calidad? Te lo contamos aquí.

 

La textura

El filete de pescado fresco tiene una textura firme y elástica al tacto. Una manera de comprobar esto es hundiendo un dedo en la carne. Si se siente sólida y cuando la hundes recupera su forma inmediatamente, cómpralo sin dudas.

Las escamas

Ponle atención a la apariencia de las escamas a la hora de comprar un filete de pescado. Cuando compras mero, por ejemplo, fíjate si las escamas están pegadas a la carne. Si es así, es probable que ese mero esté casi recién salido del agua y listo para tu sopa de pescado o para hacer un pescado al horno.

El color

Cuando el filete de pescado es fresco tiene un aspecto brillante y su color es uniforme, sin presentar decoloraciones en ninguna parte de su carne. Si aún tiene piel, ésta debe estar de color oscuro y bien pegada a la carne.

Los ojos

Si el filete de pescado que vas a comprar tiene ojos apagados, grises y poco saltones, mejor pasa. Porque ese bacalao en salsa no te quedará con el sabor auténtico de siempre que le da Knorr® Caldo con Sabor de Camarón.

El olor

¿Recuerdas el dicho, “algo huele a pescado podrido”, cuando algo huele mal? Toma este dicho literalmente cuando elijas filete de pescado. Porque si es fresco no debe tener un olor a pescado intenso. Sabemos que viene del agua, es decir, es normal si tiene un aroma a algas. Pero más de eso, olvídalo y no lo compres.

Últimos tips: si compras pescado envasado, asegúrate que la bandeja no tenga un líquido denso y de color blanco. Esto es señal de que el pescado se está echando a perder. Si en cambio compras pescado congelado, la regla número uno es que esté completamente congelado, sin partes blandas o cristalizadas. Y recuerda, nunca lo vuelvas a congelar.

 

Con esta guía y nuestras recetas de pescado estás lista para preparar platillos con pescado delicioso y con el sabor que tanto le gusta a tu familia.